Concepto de piedad

Del latín “pietas” a su vez derivada de “pius” en el sentido de quien es devoto o inclinado a amar a lo Supremo; la palabra piedad es un sustantivo abstracto que designa a un noble sentimiento nacido del respeto hacia un orden superior o santo, por ello se consideran piadosos los hombres de fe, pero además son piadosos los que sienten pena ante los hechos externos o situaciones que les causan dolor aún cuando no les afecten a ellos sino a otros. Es considerar como propio el dolor ajeno, aún el de aquellos que presuntamente lo merecen por haber realizado un acto injusto o delictivo. Piedad pide por ejemplo el reo al Juez que tiene que decidir su condena, o la víctima a aquel que la arremete.

Concepto de piedad

La piedad o misericordia es una cualidad divina, más propia del Evangelio que del Antiguo Testamento, ya que en éste si bien la ira de Dios es lenta y mayor su piedad; manda a los humanos castigos para nada piadosos, como por ejemplo, las siete plagas de Egipto. Cristo manifestó su piedad por los hombres cuando sacrificó su propia vida para salvarlos.

El Papa Francisco explicó la diferencia entre la piedad y la lástima. La piedad es una virtud que emana del Espíritu Santo y que nos ofrece el don de practicarla para hallar el camino hacia Dios, al que reconocemos como Padre, y por ende, debemos sentir dolor por el sufrimiento ajeno, pues son nuestros hermanos. La lástima nos lleva a ayudar pero desde nuestra superioridad, la piedad desde un vínculo igualitario con el otro, rezándole a Dios con confianza y humildad.

En el arte cristiano, la piedad representa a la Virgen en el terrible momento de recibir en sus brazos a su Hijo muerto. Un ejemplo de este arte es “La Piedad” escultura de Miguel Ángel, de fines del siglo XV que se halla en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano. Muestra a María sosteniendo en su regazo y con su brazo derecho, a su hijo Jesús, inerte, descendido de la cruz.