Concepto de asociaciones sindicales

Una asociación es una reunión de personas que se juntan con el propósito de conseguir algún objetivo común no lucrativo. Sus miembros reciben el nombre de asociados. Pueden ser lícitas o ilícitas según su fin, siendo ilícitas las que persiguen un fin contrario al Derecho, y no tienen por supuesto protección legal. En tanto, la palabra sindicato, significa “hacer justicia”. Por lo tanto, podemos definir a las asociaciones sindicales, como aquellos grupos de personas que tienen un fin lícito, obtener la justicia para su sector, que son los trabajadores, y que obtienen reconocimiento del Estado para ello, en el marco de la libertad sindical garantizada en los estados democráticos.

Asociaciones sindicales

Todo lo que esté relacionado con las condiciones de vida y de labor de los trabajadores entra en el propósito de las asociaciones sindicales. Nacieron producto de la acción de los trabajadores del siglo XIX, que inspirados en las ideas marxistas, se atrevieron a romper el yugo que los condenaba a desempeñar su actividad de modo servil, como consecuencia de los cambios operados tras la Revolución Industrial.

En Argentina, las asociaciones sindicales, se rigen por la ley 23.551. En ella se establece que constituir asociaciones sindicales autónomas y democráticas, es un derecho de los trabajadores (lo consagra la Constiución Nacional en su artículo 14 bis) como también afiliarse o desafiliarse a ellas.

Los asociados pueden tener en común ejercer la misma actividad, o afines; o desempeñar el mismo oficio o profesión aunque ejerzan diferentes actividades; comprendiendo también a los que a pesar de realizar actividades distintas sean compañeros de trabajo en la misma empresa.

Pueden reunirse, actuar, declarar la huelga, negociar colectivamente, y realizar peticiones, tanto a los empleadores como a las autoridades públicas. Pueden elegir su nombre salvo que otras ya lo hayan utilizado o que se preste a confusión.

Tienen una organización interna determinada por sus estatutos y deben inscribirse administrativamente, obteniendo a partir de ello su personería jurídica.