Concepto de clandestino

La palabra clandestino tiene su origen en el idioma latín. Proviene de “clandestinus”, vocablo conformado por “clam”, cuyo significado es: secreto o escondido.

Lo que permanece en la clandestinidad, o sea, oculto, generalmente responde a que de conocerse serían actividades reprobables social y/o legalmente. Esto ocurre por ejemplo, con los llamados amores clandestinos, cuando uno o ambos miembros de la pareja, ya tienen otras relaciones sentimentales previas y coexistentes. También pueden los enamorados ocultarse por ser muy jóvenes y tener oposición familiar, por ese u otros motivos.

A veces las actividades clandestinas no son moralmente malas, sino que atentan contra el orden constituido y por eso son perseguidas, y sus miembros deben refugiarse en el anonimato, manteniendo reuniones secretas, para no ser castigados. Esto ocurre por ejemplo con las reuniones políticas en época de dictadura militar. En 1956 el peronismo fue proscripto por la dictadura, no pudiendo presentarse a elecciones una vez restaurada la democracia; y pasó a actuar en la clandestinidad.

Otra situación de clandestinidad se genera cuando se traman revoluciones, como las históricas reuniones de los patriotas de Mayo que conspiraban contra las autoridades españolas en “la jabonería de Vieytes”.

Introducir clandestinamente mercaderías al país, evitando declararlas en la Aduana, constituye un delito, conocido como contrabando. Sacar divisas de país cuando existen prohibiciones, también es una actividad clandestina, como también viajar escondidos sin abonar pasajes (como polizón).

Los juegos clandestinos, son aquellos que se realizan fuera del sistema oficial, que en este caso es legal, pues distribuye sus ganancias en obras de asistencia social.