Concepto de impuesto

Es una facultad del Estado, autorizada legalmente, de imponer gravámenes a la población, generalmente en dinero, sin ninguna contraprestación de su parte, que sea específicamente dirigida al contribuyente, sino que esos fondos se destinan a satisfacer necesidades comunes de la población como la de brindar educación pública gratuita, seguridad, justicia y salud, en este último caso, a través de hospitales del Estado.

El aporte del sujeto pasivo que debe soportar la carga debe basarse (aunque no siempre sucede) en su capacidad contributiva, y es un medio de concretar la redistribución de la riqueza, aportando más lo que más tienen, para que los que no puedan satisfacer sus más elementales necesidades tengan igualdad de oportunidades.

El bien o actividad gravados con el impuesto, se denomina hecho imponible. La cantidad de dinero sobre la que se valúa el importe a pagar, se llama base imponible. Por ejemplo, en un inmueble, la propiedad de éste es el hecho imponible; su valor, es la base imponible. El impuesto será un porcentaje sobre ese valor.

Son impuestos, el IVA (Impuesto al Valor Agregado), el impuesto a las ganancias, el impuesto inmobiliario, el impuesto automotor, etcétera. El primero es un impuesto indirecto, pues lo paga el que consumidor final; los restantes son directos, pues los abona el generador de la actividad o el dueño de los bienes.

Se usó en todos los Estados desde la antigüedad, y los romanos tenían para ello funcionarios especiales llamados decuriones, que si no lograban cobrarlos de los contribuyentes debían pagarlos ellos con sus propios bienes. En la argentina a nivel nacional funciona la AFIP (Agencia Federal de Ingresos Públicos).

No hay que confundir los impuestos con las tasas, ni con los servicios, ni con las contribuciones, pues en todas ellas el que las paga recibe una contraprestación directa por lo que abonó.