Concepto de Juez

En la antigua Roma los primeros jueces eran personas privados seleccionadas por las partes de una lista, entre personas que entendieran sobre la cuestión suscitada. En la última etapa de la historia de roma surgió el proceso extraordinario donde aparecieron los primeros jueces como funcionarios estatales.

El Juez es la persona que se desempeña dentro de uno de los poderes del Estado, el Poder Judicial, con la potestad de decidir controversias, aplicar castigos a los que cometieron delitos, homologar convenios de partes, por ejemplo en un divorcio por mutuo acuerdo; y resolver procesos voluntarios, como por ejemplo un proceso sucesorio, sin desavenencias entre los herederos. Las decisiones de los jueces se expresan a través de sentencias, compuestas por los considerandos (donde se exponen los motivos que tuvo en cuenta el juez para tomar la decisión) y el fallo, donde se toma la decisión.

Las decisiones deben basarse fundamentalmente en las leyes vigentes, dictadas por el Poder Legislativo, y además puede fundarse en la doctrina de los autores, en la jurisprudencia, y en algunos casos que la ley indica, en los usos y costumbres (por ejemplo en materia comercial).

Hay jueces penales, civiles, laborales, etcétera, lo que les otorga competencia en razón de la materia, y que se devuelven en diversas instancias. También existe una atribución en virtud del lugar donde ejercen sus funciones, que algunos denominan jurisdicción, y otros consideran que la jurisdicción es la facultad de juzgar.

Por lo general, los jueces de primera instancia son unipersonales, y sus sentencias son apelables ante las Cámaras formadas por jueces colegiados. En Argentina el órgano máximo del Poder Judicial lo integran los jueces de la Corte Suprema de Justicia.

Son funcionarios del Estado, cuya remuneración está a cargo de éste, y deben gozar de independencia en el ejercicio de sus funciones, con respecto a los demás poderes.