Concepto de presunción

La palabra presunción derivada etimológicamente del latín “praesumptĭonis”, alude a la acción y al efecto de presumir, vocablo compuesto integrado por “prae” = “antes” y por “sumere” = tomar.

Una presunción designa por un lado, a una persona presumida, que hace alarde de sus cualidades o habilidades personales. Ejemplo: “María tiene la presunción de ser una madre maravillosa”.

En la esfera jurídica es donde se hace uso con mayor frecuencia de la palabra presunción, para aludir a ciertos hechos como evidentes o certeros a los efectos probatorios, pudiendo permitirse o no prueba en contrario. En el primer caso se dice que son presunciones “iuris tantum”, como ocurre por ejemplo, con la adjudicación de la paternidad al marido de la madre. El hecho se da por probado, y si el marido quiere negarlo debe probar que él no es el padre del niño nacido durante el matrimonio. Actualmente esto resulta facilitado por a existencia de la prueba de ADN. En el segundo son “iuris et de iure”; por ejemplo, el artículo 90 del Código Civil argentino no admite prueba en contra de la residencia de una persona en su domicilio legal. Estas presunciones tienen como justificación lograr seguridad jurídica.

Concepto de presunción

En el Derecho Penal la presunción de inocencia del acusado es un principio procesal que hace a la defensa en juicio. Recién el procesado será considerado culpable cuando un Juez así lo declare en su sentencia, luego de un juicio justo.

Estas son presunciones legales, o sea que surgen de las normas jurídicas. Hay otras presunciones llamadas judiciales, que son las conclusiones que puede extraer el Juez lógicamente, en base a otros hechos comprobados, que no son directamente los que motivaron el proceso pero que están unidos a ellos con un nexo causal indubitable, que surge de la asociación de evidencias.