Concepto de remuneración

La palabra remuneración proviene del latín “remunerationis” designando la paga que corresponde como contraprestación por una prestación laboral de servicios o de obra, en una relación regulada bajo la modalidad de contrato de trabajo, donde el trabajador se subordina al empleador aceptando sus órdenes mientras sean legales y razonables. Su sinónimo es salario, aunque la remuneración en sentido estricto es más amplia que el salario pues incluye además del salario básico todos los demás ingresos, como por ejemplo comisiones por ventas, horas extras, viáticos, vivienda, almuerzo, vales de compras, etcétera, que puedan apreciarse en dinero. Si lo que se contrata no es un trabajador que ponga su fuerza de trabajo bajo las directivas de un empleador sino la prestación de un trabajador independiente ese pago que se da a cambio se denomina honorario, como el caso de los honorarios con que se retribuyen los servicios de un contador, un abogado o un médico.

Concepto de remuneración

Un trabajo remunerado es el que se hace por un precio ya sea en dinero o en especie, a diferencia del trabajo “ad honorem” que se hace solo por honor.

En castellano remuneración comenzó a usarse desde el siglo XVI, aunque la remuneración recién fue objeto de protección legal a partir del siglo XIX, cuando los trabajadores comenzaron a luchar por una remuneración digna la que era absolutamente escasa durante y posteriormente a la Revolución Industrial.

En la actualidad el salario que compone la parte principal de la remuneración debe abonarse a partir de un mínimo legal (salario mínimo) alcanzar para que el empleado y su familia vivan dignamente (vital) y también debe ser móvil adecuándose a la inflación. La remuneración debe ser equitativa abonándose a los trabajadores idéntica remuneración si hacen la misma tarea.