Concepto de absorción

Etimológicamente la palabra absorción deriva del vocablo latino “absorptiōn” cuyo significado es devorar o tragar. Es una capacidad de las sustancias u organismos de incorporar otras u otros a su interior. Así por ejemplo una esponja o un trozo de algodón son capaces de absorber agua u otros líquidos.

Biológicamente los organismos vegetales absorben del suelo los nutrientes que necesitan para sus procesos biológicos, y los animales en el proceso de la digestión hacen lo propio.

La absorción física consiste en un proceso por el cual un gas se disuelve en un líquido que tiene capacidad absorbente; y la absorción química consiste en que el gas al contactarse con un solvente líquido provoca una reacción química que da origen a un compuesto químico nuevo (solución).

La absorción de calor se produce cuando un cuerpo cede su calor a otro cuerpo que lo absorbe. Esto puede comprobarse al mezclar agua caliente con agua fría. El agua fría absorbe el calor y se convierte en agua tibia.

En el ámbito empresarial se llama absorción de empresas, cuando una empresa incorpora a su estructura a otra que desaparece, aumentando el patrimonio de la primera. Se efectúa por convenio de partes.

En lingüística existe absorción de vocales cuando se unen por ejemplo “de” y “el” para formar “del”, ya que no se dice por ejemplo, el perro de el niño sino el perro del niño.

Por extensión se habla de absorción de una cultura sobre otra, cuando existe una dominante que impone sus valores, pero a la vez toma de la cultura dominada ciertos elementos. Esto ocurrió por ejemplo durante la dominación romana sobre Grecia, donde a pesar de ser Roma la conquistadora, absorbió la filosofía y el arte de los griegos, con influencia sobre los elementos culturales propios.