Concepto de sodio

La palabra sodio procede del latín “sodium”, a su vez procedente de soda que es carbonato de sodio. Se le dio el nombre de sodio en el año 1807 al elemento químico que contiene 11 protones en su núcleo, su peso atómico es 22,99, y se simboliza como Na. Fue Humphry Davy un químico inglés, uno de los fundadores de la electroquímica, que vivió entre los años 1778 y 1828, quien acuñó el término, al lograr aislar este elemento químico, por electrólisis de la soda cáustica. Actualmente se obtiene por un proceso llamado Downs, que es menos costoso.

Hay mucho sodio que puede hallarse de modo natural, en la sal marina y en diferentes minerales como la halita, un mineral sedimentario también conocido como sal de roca, que se forma al evaporarse el agua salada; también en silicatos como la albita y en los carbonatos hidratados como la troma. En la corteza terrestre hay alrededor de 2,6 % de sodio.

El sodio es un metal alcalino, el más abundante de ellos, blando, de tono plateado, que reacciona con el agua de modo violento, se oxida con el aire y es muy reactivo, produciendo al arder una llama de color amarillo. Flota en el agua, desprende hidrógeno y forma un hidróxido.

El sodio posee escasa importancia industrial, usándose como núcleo de cables eléctricos y para manufacturar tetraetilo de plomo, que es el aditivo antidetonante de la gasolina; pero es muy importante para la vida: participa en el impulso nervioso, en el equilibro ácido-base, en la contracción de los músculos y en la absorción de nutrientes por parte de las membranas.

El compuesto más importante es la sal común o cloruro de sodio, empleado para realzar el sabor de los alimentos. El sodio es muy importante en el organismo, pero a niveles moderados, estando la cantidad suficiente de sodio en la composición natural de los alimentos. La sal común o sal de mesa tiene un 40 % de sodio, por lo cual su agregado a las comidas produce sobre abundancia de sodio en la dieta, desatando cuadros hipertensión arterial. Otros compuestos también muy usados de sodio son el carbonato de sodio (usado para fabricar jabones y vidrios) el bicarbonato de sodio (empleado en repostería, para tratar la acidez gástrica, como producto de limpieza, como desodorante, etcétera) y el bórax (para hacer desodorantes, pesticidas y detergentes).