Concepto de alivio

El alivio se refiere tanto a la acción como al efecto del verbo aliviar, originado en su etimología en el latín “alleviare” con el significado de “aligerar”, “reducir el peso”.

Se siente alivio, una sensación placentera, agradable y armoniosa, cuando alguien deja de sentir sobre sí una carga de gran peso, material o inmaterial.

Materialmente uno siente alivio si logra dejar de levantar alguna cosa de gran peso, por ejemplo: “Sentí alivio luego de depositar en el suelo las pesadas bolsas de carbón” o cuando se descansa luego de un gran esfuerzo físico: “Es un alivio poder sentarme luego de limpiar toda la casa”.

Concepto de alivio

En casos de sufrimientos, cuando éstos calman, se dice que se siente un alivio. Ejemplos: “He tomado un medicamento y he sentido un gran alivio en mi dolor de muelas” o “Tras la intervención quirúrgica se me ha aliviado mi malestar general”. En enfermos terminales donde ya no se busca la cura de las dolencias sino aliviar el sufrimiento se utiliza la medicina paliativa.

En ocasiones se sienten pesos o cargas que no pueden medirse en términos de pesos o esfuerzos físicos pero que agobian y fatigan la mente y el cuerpo. En este sentido hablamos de alivio de conciencia cuando luego de realizar un acto dañino o un delito, logramos confesarlo o reparar nuestros errores. También sentimos alivio mental cuando descansamos luego de muchas horas de trabajo intelectual.

Cuando la naturaleza descarga su furia a través de lluvias torrenciales, calores agobiantes, fríos intensos, tormentas fuertes, etcétera, y cesan estas condiciones meteorológicas adversas decimos que el clima nos ha dado un alivio.