Concepto de autismo

Fue Eugen Bleuler (1857-1939) un psiquiatra suizo quien en 1910 acuñó la palabra autismo uniendo dos términos griegos: “autôs” = uno mismo e “ismós”, sufijo que denota una tendencia, para nombrar un trastorno de la personalidad (para este autor una fragmentación mental esquizofrénica, ya que consideró al autismo un síntoma de la esquizofrenia, hoy son dos trastornos diferenciados) que se corresponde con anomalías cerebrales, que se manifiesta por el aislamiento del paciente que se concentra en su mundo interior, abstrayéndose de su entorno.

Concepto de autismo

La persona autista, que sufre un síndrome y no una enfermedad, se envuelve de una coraza protectora que lo termina perjudicando ya que no se puede lograr un desarrollo sano, sin contacto con los otros, por lo cual requieren mucha comprensión y estimulación social para que puedan adaptarse aunque sea un poco al medio, lo que dependerá además de la seriedad del problema, ya que hay grados de autismo, y puede darse en personas muy inteligentes o de coeficiente intelectual bajo. Cuanto antes se detecte el autismo, mayores posibilidades de observar algún progreso, pues en general la ruptura con el mundo externo no es absoluta; aunque el autismo no se cura, siendo su origen orgánico o genético.

Los autistas no se comunican con otras personas (ni con palabras ni con gestos) o en muy raras ocasiones; tienden a realizar conductas repetitivas y se niegan a los cambios. Es más común en los varones y a la edad de tres años ya puede confirmarse el diagnóstico, aunque los síntomas suelen poder visualizarse a los pocos meses de vida, por lo que se recomienda que ante la duda sobre si el niño está evolucionando normalmente se consulte de inmediato al pediatra.