Concepto de deriva

La palabra deriva es el efecto y la acción del verbo derivar, que proviene en su etimología del latín “derivare”.

Por un lado puede significar la designación de la causa u origen de una cosa, como la empleamos en el primer párrafo para conocer de donde proviene la etimología de la palabra que nos ocupa. Otros ejemplos “según la teoría darwiniana, el hombre deriva del mono” o “el plástico deriva del petróleo”.

En el ámbito marítimo se emplea para hacer referencia a los barcos cuando van hacia un rumbo incierto, fuera del establecido, moviéndose según la corriente, sin conducción y con posibilidades de riesgo. Por extensión cuando algún plan sale del cauce establecido y se haya sin gobierno, se dice que está a la deriva. Ejemplo: “ a la muerte del padre, la familia se encuentra a la deriva, ya que la madre fue víctima de una crisis depresiva y no hay quien maneje el hogar”.

Concepto de deriva

Por otro lado, la teoría de la deriva continental, pertenece al geofísico alemán Alfred Wegener (1880-1930) y se basa en la consideración de que la Tierra fue en sus orígenes un bloque continental único (pangea). La deriva, por desplazamientos continuos y poco significativos de tierras, originó los diferentes continentes, separados por aguas. Wegener observó la forma de los continentes y constató que a modo de un rompecabezas unos encajaban en otros, además de apreciar las semejanzas geológicas y de los fósiles hallados en distintos lugares. La teoría de la tectónica de placas, elaborada en forma posterior, terminó de explicar y complementó esta teoría.

Biológicamente, la deriva genética hace referencia a que los genes en una población determinada, pueden sufrir variaciones con el transcurso del tiempo. Por ejemplo, si se observa un gen que comienza a aparecer en ese grupo, es probable que aumente la cantidad de individuos que los posea con el correr de los años, pudiendo provocar transformaciones en la especie de que se trate.