Concepto de hijo

Del latín “filius”, es aquel animal nacido de otros que lo engendraron, de distinto sexo, que son sus padres. Es siempre un término asociado con el de padres. No hay hijos sin padres ni padres sin hijos, aún cuando no estén vivos. Si una persona carece de padre o madre o de ambos, porque fallecieron, es un huérfano.

Hijo adoptivo es aquel que es aceptado por un padre o madre, o ambos, a efectos de crear un vínculo paterno filial, similar al de la naturaleza, aunque no hubiera sido esa persona nacida biológicamente de aquellos.

Hijo político es el yerno o la nuera, que poseen parentesco por afinidad con los parientes de su cónyuge, en este caso, sus padres, que son suegros respecto de ellos.

Hijo pródigo es aquel que retorna al hogar arrepentido, luego de haberlo abandonado, y despilfarrado su herencia, según la parábola bíblica. Hijo natural, es el que nace de padres no casados, a diferencia de los hijos legítimos. Hijos legitimados, son los naturales que se convierten en legítimos por el ulterior matrimonio de sus padres.

Hijo adulterino es aquel nacido de padres (uno o ambos) que estaban casados con otros. Hijo incestuoso es aquel engendrado entre parientes de grado legal o religiosamente prohibido.

Suele llamarse hijos también a los retoños que nacen de las plantas, o a los nativos de un país, o a las ideas u obras artísticas producidas por alguien que se arroga su “paternidad” entendida como autoría.

Hijo de Dios es considerado Jesús, que integra la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. En la tradición judeo-cristiana todos los seres humanos son hijos de Dios, que es el Creador.