Concepto de magro

El adjetivo magro procede en su etimología del latín “macer” siendo su significado: flaco, delgado o carente de grasa, aplicándose literalmente a los organismos o carnes carentes de grasa: “El niño come poco y por eso su aspecto es magro” o “Compra carne magra si quieres adelgazar y proteger tu salud”, pero también por extensión a todo lo que resulta pobre o insuficiente, por ejemplo: “Mis magros ingresos me auguran una vida muy sacrificada y llena de privaciones”, “Mi día hoy resultó magro, por su escasa productividad”, “Tu rendimiento laboral es magro, necesitas esmerarte más si desea progresar en la empresa” o “Los rendimientos de mis inversiones son tan magros, que creo que me dedicaré a otras actividades”.

Concepto de magro

En la carne de cerdo, se denomina magra a la que se ubica cercana al lomo, que es la que posee menor cantidad de grasa, y también se llama magra a la carne de cualquier otro animal cuyo contenido en grasas totales no supere los 10 gramos. Si contiene la mitad, se denomina extra magra. Las carnes más ricas en grasas son las rojas. Entre las carnes magras podemos nombrar la de pollo, la de pavo y algunos pescados, como el bacalao, el lenguado, la merluza, o los mariscos. Los quesos magros son que tienen hasta el 20 % de grasas.

En el organismo humano existen los siguientes tipos de tejidos: el tejido graso o adiposo, integrado por adipositos y el tejido magro o libre de grasa, constituido en un 40 % por la masa muscular o músculo esquelético (además de los músculos lo componen el agua, el sistema nervioso, los huesos, etcétera). El peso corporal sano es el que se corresponde con el tejido de tipo magro, que contiene muy poca grasa y es metabólicamente activo. Por ello hay que consumir frutas, verduras, cereales y solo carnes magras, y realizar actividad física, con entrenamiento de fuerza. Tener mucho ejido adiposo puede representar graves problemas de salud a nivel cardiovascular, hipertensión arterial, hipercolesterolemia y diabetes.