Concepto de maleza

Del latín malitia, de “malus” = malo, más el sufijo de cualidad “itia”, cuando hablamos de maleza, nos referimos en general a todo lo que puede calificarse de modo negativo, y en algunos lugares como Cuba o en República Dominicana hace alusión a las dolencias o enfermedades menos graves.

Sin embargo su uso más difundido es el de maleza como sinónimo de las malas hierbas, aquellas especies vegetales salvajes que se expanden en forma descontrolada e invaden a las plantas consideradas útiles para el ser humano, por sus propiedades medicinales, comestibles u ornamentales. Las malezas actúan poniendo en riesgo el potencial productivo de la actividad agraria. Los cultivos “buenos” resultan invadidos por las malezas que les quitan nutrientes, agua y luz, puesto que ellas también necesitan, y por ello compiten por los recursos, y además contribuyen a diseminar plagas.

Concepto de maleza

Muchas hierbas que originariamente se consideraron malezas, cuando se les descubrió alguna utilidad práctica han dejado de serlo, por lo cual la calificación de maleza a una planta es relativa. De las veinticinco mil especies de plantas, ocho mil son consideradas malezas.

Identificar las malezas presentes y el período de desarrollo en que se encuentran, para reconocer su período crítico, en el cual provocan el mayor daño, es importante para seleccionar cómo tratar este tema y para tenerlo controlado. Estas acciones incluyen las preventivas, para impedir que se instalen; y las propiamente de exterminio con métodos físicos como arrancarlas; o químicos, utilizando herbicidas, los que deben usarse con sumo cuidado por los riesgos medioambientales que provocan y el aumento de la resistencia a ellos en las especies atacadas. Otros métodos incluyen la rotación de cultivos y la utilización de variedades competitivas. Las malezas presentes en los cítricos encuentran enemigos naturales en ciertos insectos.