Concepto de mucílago

La palabra mucílago procede de idéntico término latino, y puede traducirse como mucosidad, ya que el término se conforma con el sustantivo “mucus” en el sentido de sustancia viscosa o moco. A esto se suma el sufijo “il” que se usa para formar adjetivos más el sufijo “ago” para sustantivos.

Cuando hablamos de mucílago nos referimos a una sustancia viscosa presente en ciertos vegetales (como por ejemplo en las semillas de lino o de chía, en algunos hongos y algas y en determinadas raíces como en el membrillo). Se usa en la industria farmacéutica como excipiente, para lograr que los preparados medicinales adquirieran estabilidad y consistencia. Es algo transparente y forma con el agua, al hincharse, sustancias gelatinosas. Un ejemplo es el agar-agar que es un sustituto de la gelatina en las preparaciones culinarias, de origen vegetal, muy apreciado por los vegetarianos ya que la gelatina es de origen animal. El agar-agar es además, en Bacteriología un medio de cultivo. También los mucílagos pueden al combinarse con agua originar disoluciones viscosas. Actúan como emulsionantes, pues estabilizan emulsiones.

Concepto de mucílago

En las Droseras, conocidas coloquialmente como “rocíos del sol” que son plantas carnívoras, puede observarse mucílago en sus hojas cuando refresca, ya que tienen glándulas mucilaginosas que lo producen, divisándose a veces una gota entre los pelitos, que les sirve para atrapar a los insectos en esa sustancia pegajosa.

El fruto del cacao o baya, está envuelto en una cáscara que al retirarla permite observar una especie de almendra rodeada de mucílago, que permite la fermentación de lo que luego será el chocolate.

Algunos sostienen que los mucílagos actúan de modo beneficioso en caso de padecer tos.

Pertenecen al grupo de los sacáridos mixtos junto con las gomas. Por hidrólisis dan galactosa, que está unida en el polímero a dos moléculas de ácido sulfúrico.