Concepto de náusea

Del griego “naus” con el significado de “nave, nació la palabra náusea, que pasó al latín como nausea, puesto que al navegar, los marinos sentían muchas veces deseos de vomitar.

Las náuseas o deseos de vomitar acompañadas de un malestar estomacal, y el esfuerzo por expulsar el vómito, con contracciones de los músculos abdominales y faríngeos, pueden estar provocadas por varias causas: la repugnancia ante algún olor o sabor, problemas gastrointestinales, alergias alimentarias o medicamentosas, jaquecas, viajes por tierra, agua o aire; siendo muy normal tenerlas en el primer trimestre del embarazo.

Concepto de náusea

Las náuseas pueden también indicar como síntoma la presencia de otras dolencias, ya que las náuseas por sí solas no implican una enfermedad, como sí lo son el cáncer, las intoxicaciones, las úlceras, las obstrucciones intestinales o las apendicitis, que requieren un tratamiento médico muchas veces urgente, y que suelen presentar náuseas.

Una dieta líquida y antieméticos de venta libre pueden mejorar el cuadro, aunque si las náuseas persisten, con o sin vómitos luego de un día, conviene consultar al médico, para descartar la existencia de un problema más grave, como los enunciados en el párrafo anterior. Si ha habido vómitos, la ingesta de líquidos es fundamental para rehidratarse.

Jean Paul Sartre (1905-1980) tituló “La náusea” a su primera novela filosófica que data de 1931, cuya versión definitiva se publicó en 1938, donde relata la historia de un hombre solitario Antoine Roquentin, de unos treinta años, quien cuenta su vida en un diario personal. El tema que subyace es existencial, planteando el vacío de la existencia humana, ante lo cual existe esa horrible sensación de náusea.