Concepto de omnívoro

La palabra omnívoro proviene del latín “omnivurus”, y se compone de “ovni”, que significa todo; más el posesivo “is”; y “vorus” que se traduce como lo que come. Se aplica el calificativo de omnívoro a los individuos que componen el reino animal, y cuya alimentación no es ni exclusivamente vegetal, como sí lo es, la de las vacas o conejos; ni totalmente carnívora, como la que tienen el tigre o el león. Entre los animales omnívoros podemos destacar al ser humano, aunque en este último caso pueda llevarse una dieta exclusivamente vegetariana, con respuesta muy saludable del organismo, lo que hace que pueda pensarse si naturalmente el ser humano es omnívoro o se trata de una cuestión culturalmente impuesta.

La carne proporciona al organismo humano fundamentalmente proteínas, y las frutas y verduras predominantemente fibras y vitaminas, por lo cual una dieta vegetariana debe balancearse, para incorporar productos vegetales proteicos, que sí los hay, como por ejemplo, la soja o los lupines y otras legumbres.

Otros animales de dieta variada, de origen vegetal y animal, son, entre otros: los chimpancés, los osos (exceptuando el panda y el polar, que siguen una dieta a base de hierbas), los cerdos, las ratas, los perros, los jabalíes; algunas aves, como el ñandú, el avestruz o las gallinas; algunos peces, como las pirañas; y entre los reptiles, ciertas variedades de tortugas.

Una característica importante y diferencial para reconocer un animal omnívoro es su dentadura, ya que poseen dientes que sirven para moler las plantas y frutos, llamados molares, y otros dientes, llamados incisivos y caninos, que utilizan para poder desgarrar la carne.