Concepto de pared celular

La pared celular es una estructura rígida y estable, impregnada de agua (cuando pierden agua se arrugan) que caracteriza a las células vegetales, las rodea, protege y les da consistencia, de grosor variado y no existe en las células animales.

Se encuentra en la cara externa de la membrana plasmática y la elabora el citoplasma. Su función es, además, impedir la absorción de agua, por parte de la concentración salina que se halla en el interior de la célula adulta, lo que la haría explotar. Entre los polisacáridos que la forman, se destacan la celulosa y las pectinas. Algunas paredes celulares tienen impregnados minerales como compuestos de sílice, carbonato u oxalato cálcico, etcétera.

Concepto de pared celular

En la célula joven solo se reconoce una capa fina de pared primaria y externa formada por celulosa, proteínas y polisacáridos. La capa toma grosor al envejecer la célula, formándose una capa secundaria interior de celulosa, y con ello aumenta su grosor y consecuentemente, su resistencia, especialmente por la lignina, que la hallamos especialmente en aquellas plantas que necesitan mantenerse erguidas. En ese interior también encontramos otras sustancias que a la planta le resultan útiles:

Para evitar la desecación algunas plantas de clima seco, acumulan cutina, una cera que impide que se resequen.

Las plantas que sufren heridas, y las vasculares, en su tallo y raíz contienen suberina, que es impermeable al agua y a los gases, y evita infecciones.

Las partes que a pesar del engrosamiento se mantienen delgadas, son puntos o alvéolos que van adquiriendo paulatinamente mayor profundidad y se convierten en punteaduras, que evolucionan a poros, y que pueden convertirse en conductos ramificados, detenidos al contactarse con otras células por las membranas oclusivas; sin embargo la separación es parcial.