Concepto de precipitación

La precipitación, del latín “praecipitatĭōnis” hace alusión a la acción y al efecto de precipitar, del latín “praecipitare” vocablo integrado por el prefijo de antelación “prae” y por “caput” en el sentido de cabeza. Por lo tanto, según su etimología, precipitación es algo que se “ha lanzado de cabeza”, lo que es equivalente a arrojarse o arrojar una cosa desde lo alto, o hacer algo en forma apresurada, impensada e impulsivamente. Por ejemplo: “El suicida se precipitó a la acera desde un noveno piso” o “En una búsqueda precipitada del autor del delito borraron huellas claves para la investigación” o “La precipitación en este caso no es buena, debes pensar antes de hablar”.

Concepto de precipitado

En Química, una precipitación o precipitado consiste en la formación de una sustancia sólida en el fondo de una disolución ya sea porque la disolución contiene una sustancia insoluble o por sobresaturación. Por ejemplo, “Las pequeñas piedritas se precipitaron al fondo del vaso de agua” o “Le has puesto tanta azúcar al café que parte de ella no pudo ya disolverse y se precipitó al fondo de la taza”, respectivamente.

Concepto de precipitaciónComo fenómeno meteorológico, las precipitaciones hacen referencia al agua que cae sobre la tierra, desde la atmósfera en forma líquida (lluvia o llovizna) que es la que ocurre con mayor frecuencia, o sólida (nieve o granizo). Los períodos y zonas donde las precipitaciones son escasas son de sequía y son muy perjudiciales para la biodiversidad. Las precipitaciones se originan por la acción de los rayos solares, que calientan las aguas de ríos, lagos o mares y esto produce que parte de ella se evapore y conforme la masa de aire, en forma de vapor, que se condensa al enfriarse el aire. Este hecho unido a otros factores, como los núcleos de condensación, permite que se formen las nubes donde las gotas se almacenan en solución coloidal. Cuando el equilibrio coloidal desaparece las gotas se unen entre ellas, y las corrientes ascendentes ya no pueden contenerlas, hasta que finalmente precipitan o caen, en forma líquida o sólida.