Concepto de proteínas

Del griego “prota” quiere decir los primero. Las proteínas son de fundamental importancia en la materia viviente, e indispensables para su crecimiento. Regeneran células, forman nuevas, y transportan oxígeno.

De consistencia gelatinosa, componen estructuralmente a la célula, como las protaminas e histonas que se encuentran en el núcleo de la célula, y son proteínas las enzimas, la hemoglobina, los anticuerpos, el colágeno y algunas hormonas. Salvo en la orina y la bilis las proteínas están en todos los líquidos orgánicos, además de los músculos, órganos, piel y glándulas

Se originan por la reunión de muchas moléculas de aminoácidos, unidos por enlaces peptídicos, formando compuestos orgánicos complejos o macromoléculas. Son el resultado del accionar de la potasa u óxido de potasio sobre los albuminoides. Están compuestas por carbono, oxígeno hidrógeno y nitrógeno. En la mayoría de los casos también se integran con azufre y fósforo. El calor y los ácidos las coagulan, y con el agua dan disoluciones coloidales.

Los alimentos que contienen proteínas completas son la carne, la leche y sus derivados, los huevos y la soya, pues tienen los aminoácidos esenciales, que son nueve y son la base de las proteínas.

Otros alimentos tienen proteínas pero incompletas, como las nueces y las legumbres.

No es aconsejable el exceso de proteína en la dieta pues así como su carencia resulta negativa, su exceso puede enfermar los riñones, aumentar el colesterol, provocar obesidad, e impedir la absorción del calcio.

La cantidad de proteínas diarias recomendada es de un gramo por kilo de peso.