Concepto de animosidad

La palabra animosidad procede etimológicamente del latín “animosĭtas”, vocablo compuesto por “animus” que se traduce como ánimo (voluntad, esfuerzo o energía) a lo que se le añade “oso” que indica lo que se encuentra en abundancia y el sufijo de cualidad “dad”.

El ánimo o “animus” en latín hace referencia al motivo de nuestro obrar y no siempre es malo. Se puede tener ánimo de lucro, de hacer una broma, de convertirse en dueño de algo, etcétera. Sin embargo animosidad se entiende generalmente como una predisposición negativa.

Concepto de animosidad

La animosidad se emplea para calificar aquella voluntad que cargada de rencor o aversión se dirige contra algo (cosa o idea) o alguien para dañarlo. Es sinónimo de dolo, que es la intención de producir un mal a otro, a diferencia de la culpa, donde la situación perjudicial se origina en un descuido o torpeza del autor.

Ejemplos: “Lo golpeó un compañero y fue intencional. Su animosidad quedó manifiesta cuando expresó que no lo sentía y lo haría de nuevo” o “Los jóvenes inadaptados destrozaban los vehículos que hallaban en su camino en la desolada noche, con animosidad”.

La animosidad no constituye un delito o falta en sí mismo, pero sí agrava el hecho, cuando configura una figura delictiva, calificándolo como doloso: En algunos casos simplemente dará lugar a faltas morales o religiosas, pues puede acompañar manifestaciones verbales o acciones que perjudiquen solamente en forma muy leve, en cuyo caso, bastará una mera disculpa o quedará un conflicto latente. Por ejemplo: “Mi hermano, tiene animosidad contra mí. Comparte todo con mi otro hermano y a mí me deja de lado” o “Mi vecina, con animosidad, coloca diariamente su bolsa de residuos en mi puerta” o “El conductor insulta con animosidad a cada peatón que cruza distraído”.

También puede advertirse la animosidad por omisión: “El médico no trató al paciente adecuadamente porque no podía pagarle sus honorarios, demostrando una animosidad contraria a todo sentimiento humanitario y ético, y configurando el delito de abandono de persona”.