Concepto de añoranza

Definición

La añoranza es un sentimiento de congoja ante la falta o ausencia de algo o alguien querido, cuyo recuerdo se guarda en el corazón pero que se extraña y valora a la distancia temporal y/o espacial. La añoranza se deriva del verbo añorar, del latín “ignorare” de donde pasó al catalán “enyorar”, y luego a nuestro idioma, en el sentido de no saber qué fue del ser animado o inanimado que se echa de menos, o sabiendo de él no se puede tener un contacto físico.

Concepto de añoranza

Ejemplos: “Tengo añoranza de mis años de juventud, cuando tenía la vitalidad y la entereza que el tiempo me fue restando”, “Añoro cuando de niña mi madre me consolaba con un beso”, “Siento añoranza de mi patria lejana” o “Añoro a mis abuelos que me dejaron tan sabias enseñanzas”.

Lo que se ha perdido puede ser temporal, como alguien que se fue de viaje y puede volver; o definitivo, como sucede con las cosas que se han destruido o los seres vivos que han muerto.

El que añora se siente triste, abatido, lo que puede ocurrir de a ratos o en algunos momentos de su vida, o impedirle ser feliz si domina la añoranza todos sus pensamientos. Es muy común este sentimiento en los ancianos.

En la Literatura:

“Añoranza de guerra”, la novela del escritor madrileño Blanco Corredoira, muestra a su protagonista, José Maceda, añorando la Guerra Civil que le tocó vivir un poco de lejos, por su poca edad, y buscando en 1941 la posibilidad de participar en la lucha contra el comunismo dentro del Tercer Reich. La División Azul, de la cual forma parte, integrada por voluntarios, lo llevó a tierras rusas donde sufrió la prisión y vivenció la guerra en toda su dureza, pudiendo retornar en 1954 en un barco griego.

La novela “Añoranza del héroe” le pertenece en su autoría a José Ovejero, que narra la historia de Neftalí, un revolucionario cubano y combatiente de la Guerra Civil española, que buscaba un mundo mejor, pero dejando en el camino a los amores de su vida.