Concepto de trofeo

La palabra trofeo procede del griego τρόπαιον (“tropaion”). Pasó al latín como “trophaeum”, en el sentido de “poner en fuga” refiriéndose a los enemigos, y luego ingresó a nuestro idioma.

Un trofeo es un objeto simbólico que representa la victoria. Puede ser un monumento que se erige para representarla y conmemorarla; parte individual o conjunto de objetos, que componen un botín de guerra, un objeto que se entrega al vencedor de un torneo o competencia, como reconocimiento de su logro, y que lo atestigua, etcétera.

Los trofeos de guerra

Fueron los primeros trofeos, dado que el valor de los soldados y sus comandantes en batalla era muy valorado por el Estado, y las victorias bélicas significaban la obtención de nuevas tierras o la defensa de las que tenían, lo que aseguraba el bienestar de su población y su dignidad como nación.

Los griegos construyeron monumentos (“tropaion”) a los que consideraron sus trofeos de guerra, en el lugar donde habían logrado poner en fuga a sus enemigos en batalla (de allí su significado etimológico). Los romanos también erigieron monumentos para celebrar sus triunfos, pero los hicieron en formato de columnas, arcos de triunfo o monumentos que erigieron en sus plazas, y los llamaron, “trophaeum”.

Luego, un trofeo de guerra pasó a designar todo aquello que les era sustraído al enemigo en el campo de batalla, o luego de la misma. Algunos tienen valor económico, pero lo importante es lo que simboliza, que es el triunfo. Puede tratarse de la espada o del casco de un líder enemigo, de banderas, de buques, e, incluso de los propios cráneos de los líderes oponentes. No debemos confundirnos con los saqueos, que muchas veces acompañan a las victorias militares, pues si se roba ganado o dinero, por ejemplo, eso no sería un trofeo, pues carece de valor simbólico, y es puramente utilitario. Diferente podría ser el caso, de medallas conmemorativas del enemigo, pues si bien pueden tener un alto valor económico, pueden ser conservadas como trofeo, para recordar el hecho y exhibir el trofeo como probanza.
También es usual la devolución de los trofeos de guerra como parte de los acuerdos de paz.

Un ejemplo de trofeo de guerra moderna, es el buque de guerra peruano, el monitor Huáscar, que fue capturado por los chilenos durante la Guerra del Pacífico el 8 de octubre de 1879. Hasta el año 1897, fue usado por la Armada chilena. Dado de baja, es actualmente un museo marítimo.

Trofeos deportivos

Los cazadores suelen mostrar sus objetos de caza, a modo de trofeo, embalsamando sus cabezas, o todo el animal si no es muy grande, y exponiéndolos ante sus visitas, para mostrar su supuesta y mal entendida, valentía.

En el fútbol suelen entregarse trofeos a los equipos ganadores, por ejemplo, de la Copa del Mundo, o de la Copa de Europa, entre otros. También los hay en el resto de las disciplinas, como natación, atletismo, básquet, polo, etcétera. A veces consisten en copas (que son más tradicionales) y en otros casos, son más simbólicos y responden más al concepto de trofeo.