Concepto de Biblia

La palabra Biblia nos remonta en su etimología al griego “biblion” que significa libro y de “biblo” que se traduce como rollo de papiro, material con los que se confeccionaban los libros en la antigüedad. De allí que biblioteca designe el conjunto de libros. A su vez Biblos era una ciudad Fenicia que exportaba papiro hacia Grecia (de allí su nombre) desde el siglo X a. C.

Se conoce con el nombre de Biblia o Sagradas Escrituras, a los libros canónicos recopilados, del Antiguo Testamento hebreo (llamado así por los cristianos) y al Nuevo Testamento o Evangelio o Biblia cristiana, que trae a los hombres el mensaje de Dios.

La Biblia hebrea, escrita en hebreo con algunos párrafos en arameo, cuenta con las siguientes partes: El Pentateuco, La Torá o cinco libros de Moisés (Génesis. Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio), los libros históricos, y los libros de los Profetas (mayores y menores) y los sapienciales. Los judíos llaman a estas partes: Torá, Nebim y Ketubin, que comprenden la ley de Dios, los libros de los profetas y los otros escritos, respectivamente. En Qum Ram, en el desierto de Judea, se encontró la Biblia hebrea de más antigüedad.

El Nuevo testamento comprende los cuatro Evangelios, los Hechos de los Apóstoles, las Cartas paulinas y católicas, y el Apocalipsis.

Con la invención de la imprenta por Gutemberg, el primer libro impreso fue la Biblia, en el año 1455, que la acercó a un público masivo.

La libre interpretación de los textos bíblicos fue reclamada a partir de entonces por los protestantes.