Concepto de bien

El bien es lo deseable, lo opuesto del mal, que es lo no deseado. El bien es el fin de las acciones éticas. La parte de la filosofía que estudia las acciones humanas, calificándolas como buenas o malas, es la ética. La ética tiende al logro del bien, pero no todos los filósofos entienden lo mismo por ese fin.

Un grupo sostiene que el bien de referencia, es el sumo bien o fin último, que puede ser la felicidad o el placer, o la vida eterna, este último fin, perseguido por la doctrina cristiana. O sea un bien que no sea el medio para otro bien, sino fin en sí mismo. Por ejemplo está bien estudiar, para trabajar (como medio) y está bien trabajar para mantener la familia (como medio) y está bien tener familia porque eso me realiza plenamente como ser humano y ya no necesito conseguir otra cosa. La realización personal sería en este caso el bien último deseado. Esta es la concepción aristotélica.

Para Aristóteles el concepto de bien deriva de la Ciencia Política, siendo el mismo bien el de los ciudadanos que componen el Estado y el bien perseguido por el mismo Estado. Por eso el bien último perseguido debe estar determinado por la política, que debe perseguir el bien común o de todos. El bien supremo para Aristóteles es la felicidad, que se logra con el buen obrar o el obrar virtuoso. La vida en busca del placer la considera propia de las bestias, satisfaciendo solo su sensibilidad.

En la filosofía kantiana lo que hace que un acto sea bueno o malo es la intención, y no su exteriorización

Un tercer grupo más actual de filósofos, sostiene que lo bueno es lo ajustado a una determinada escala de valores.

Lo que está bien en una cultura puede diferir de lo que está bien o es correcto para otra. Por ejemplo, entre los musulmanes está bien la poligamia, lo que está mal visto para los occidentales, y en general para el resto de las religiones. El relativismo cultural acepta que haya distintas concepciones sobre el bien, lo que no es admitido por el etnocentrismo. Hay acciones que son intrínsecamente buenas o malas, por ser moralmente aceptables o repudiables para cualquiera. Todos sabemos que matar, salvo en casos excepcionales, como en legítima defensa, en repudiable, lo mismo que robar, pero otras acciones son discutibles, y el límite entre el bien y el mal se diluye. ¿Está bien que haya diferencias sociales? ¿Está bien aceptar el aborto o los matrimonios entre homosexuales, o el divorcio vincular? Seguramente encontraremos a estas preguntas, respuestas en uno u otro sentido, ambas con fundadas argumentaciones.

Bíblicamente el bien es la virtud, perteneciente al reino de Dios, y el mal, el pecado, regido por el diablo o Satanás.

Un bien en sentido económico y jurídico es una cosa que posee un valor comercial. Así hablamos de bienes muebles incluyendo en ellos un auto, un anillo o una moto y de bienes inmuebles cuando nos referimos a terrenos o casas. Estos bienes pueden ser privados, si entran en el patrimonio de los particulares, o públicos, excluidos del comercio, como una plaza, que pertenece al pueblo en su conjunto. También existen bienes intangibles (que no se pueden ver y tocar) como los derechos.