Concepto de calificación

La palabra calificación designa el acto y el resultado de la acción de calificar, palabra que se deriva del latín “qualificare” en el sentido de valorar las cualidades de alguien o de algo. La calificación puede hacerse con una apreciación general del objeto o sujeto evaluados o asignándoles un puntaje matemáticamente computado, que aparenta ser más objetivo, pero que en realidad dista de serlo, ya que toda apreciación al ser hecha por un sujeto, es altamente subjetiva.

Se usa en varios contextos:

Concepto de calificación

Se dice que alguien está calificado para un empleo cuando reúne las condiciones y requisitos que el empleador ha puesto como condiciones para el desempeño.

La calificación de un producto o servicio puede provenir de expertos en el tema, por ejemplo cuando técnicos o especialistas evalúan si el objeto está compuesto por materiales idóneos y resistentes y si es apto para el fin previsto, o puede proceder de los propios ususarios y consumidores que al probarlo, lo califican según sus experiencias, por ejemplo: “Califico esta cocina como muy buena pues en mi vasta experiencia en reparación de electrodomésticos, solo unas pocas no han podido arreglarse con mínimo costo y su duración es extensa” o “Si tengo que calificar la mercadería de la tienda de mi barrio diría que es mala, pues todo lo que allí adquirí me duró muy poco, aunque mi vecina la califica de excelente, ella ha tenido más suerte”.

Los programas televisivos, las obras literarias y artísticas, las películas, etcétera son apreciadas y calificadas no solo por los críticos sino por el público en general, con grandes diferencias, a veces.

Los programas de televisión y las películas contienen además una calificación que recomienda a qué sector del público están destinados, según su contenido, pues pueden contener escenas de violencia, lenguaje grosero o de sexo explicito que no las hacen recomendables para los niños.

La calificación es muy usada para evaluar proyectos y propuestas y sobre todo en el ámbito de la enseñanza, pues los alumnos son calificados en sus tareas y exámenes, con el objetivo de aprobar o desaprobar niveles de aprendizaje. Para ello se han elaborado diferentes sistemas de calificación que aprecian aspectos cualitativos y/o cuantitativos.