Concepto de cultivo

La palabra cultivo proviene del latín “cultum”, cuya raíz es griega, proviniendo de “kol” que significa poda, una de las principales labores agrícolas, pudiendo definirse al cultivo como la actividad humana que permite que la tierra fructifique.

Posee la misma raíz que el término cultura, referido a la actividad humana que faculta el desarrollo del entendimiento, enriqueciéndolo en las ciencias y las artes, convirtiendo a esa persona, en hombre o mujer cultos. A esta acción de enriquecer la mente también se la denomina cultivo.

Es cultivo entonces, una serie de técnicas que se aplican para lograr los mayores frutos de la tierra o de la capacidad humana, aunque también se usa ese término para referirse a la crianza de ciertos animales con fines de comercialización como cuando se dice “se dedica al cultivo de ostras”.

En agricultura se han empleado desde que el hombre se transformó en sedentario una serie de técnicas de cultivo, sobre todo para volver las tierras improductivas en productivas. Los Incas, pobladores originarios de Perú, utilizaron la técnica de terrazas, haciendo escalones en las laderas de las montañas, que fertilizaban con guano, y les permitían retener la humedad, en un suelo naturalmente seco.

La rotación de cultivos es un sistema desarrollado fundamentalmente en las regiones templadas europeas. En un principio se empleó la rotación en dos campos, donde se alternaban las plantaciones de cereales y barbechos, pues tienen necesidades nutritivas diferentes, lo que permite que el suelo no pierda su fertilidad. Luego se incorporó un tercer campo.

Por extensión también se aplica al acrecentamiento de relaciones afectivas y sociales, como el cultivo de amistades, o el cultivo de relaciones comerciales.

En Biología se aplica a la siembra de un microorganismo (bacteria o virus) a efectos de que crezca y prolifere. En Bioquímica se utiliza el cultivo de orina, donde se toma una muestra de orina del paciente, para poder detectar la presencia de leucocitos.