Concepto de Deontología

La palabra deóntico tiene su origen en el griego “déontos” y su significado es lo referido al deber, tanto en su acción como en su efecto.

La Deontología, del griego δέον que alude a lo que es debido, más el sufijo “logos” en el sentido de estudio, es una rama de la Ética, cuyo objeto de estudio son los deberes morales.

El término Deontología fue utilizado por primera vez por el filósofo inglés y padre del utilitarismo, Jeremy Bentham (1748-1832) en su obra Science de la Morale, publicada en París,1832 y luego la desarrolló en los dos volúmenes, de su “Deontología o ciencia de la moral” publicada en Valencia en 1835 y reeditada en París, en 1839. Para Bentham el ámbito de la Deontología no es el de las normas jurídicas sino el de las morales, siendo las normas deónticas propias de cada grupo social en particular. La base de su moral es el utilitarismo, calificándose un acto como bueno si ocasiona felicidad al conjunto y malo en caso contrario.

Las normas éticas no están escritas sino que proceden de la conciencia individual, pero también importa en este caso la conciencia colectiva, ya que si para alguien está bien robar, las normas morales impuestas por el conjunto, que siente que eso está mal es lo que determina su carácter negativo. A su vez ese pensamiento del grupo de pertenencia sobre lo que está bien o mal influye en la propia conciencia moral del ser humano que se forma en los primeros años de su vida.

La Ética es la ciencia que valora como buenas o malas las conductas individuales de acuerdo a la luz de la propia conciencia, mientras que la Deontología juzga las conductas a través de un modelo que ha aceptado el grupo social y que impone entonces o prohíbe conductas de acuerdo a ello y no de modo personal, explicitándolas.

Para objetivar estas normas y que todos las conozcan, existen los Códigos Deontológicos, que son documentos que recopilan una serie de normas morales que deben cumplir quienes desempeñan determinadas profesiones estableciendo reglas éticas comunes para quienes ejercen esas actividades: Medicina, Psicología, Abogacía, Periodismo, entre otras.

En la Deontología Jurídica por ejemplo se incluyen el respeto al cliente, la reserva de los asuntos que se le confían, buscar la verdad y la justicia, actuar con buena fe, etcétera.

Si estas normas no se cumplen los profesionales pueden ser juzgados por Tribunales de Ética de sus respectivos colegios profesionales.