Concepto de empacar

La palabra empacar está compuesta por el prefijo “en” más “pacar”, verbo que indica hacer paquetes, del francés “pacque” en el sentido de fardo.

Empacar importa entonces la acción de empaquetar, envolver o embalar ciertas materias primas o productos, con diferentes fines.

Cuando nos vamos de viaje debemos empacar o guardar las cosas (vestuario, cosméticos, etcétera) que usaremos durante la estadía, lo que en general colocamos en valijas, bolsos o maletas. Algo similar hacemos cuando nos mudamos de domicilio, pero en este caso debemos empacar la totalidad de nuestras pertenencias, para lo cual debemos contar con grandes canastos o cajones: “Estoy cansada de empacar y desempacar, esto de mudarnos cada año me está agobiando”.

Concepto de empacar

En los comercios hay en general una sección de empaque donde nos envuelven lo que hemos comprado para facilitar el transporte de la mercadería o hacer que resulte presentable si se trata de un regalo.

Muchos productos ya vienen empacados, y en el empaque figuran datos sobre el mismo, como marca, usos, número de serie, elementos que contiene, marca, etcétera, y en algunos suele ponerse la leyenda frágil, para evitar que se rompan al manipularlos sin saber su condición. La tarea de empacar es toda una especialización en estos casos, pues deben conocerse los requisitos y precauciones de índole legal.

Otro uso de empacar es el de guardar cosas que no se usarán por un tiempo: “Voy a empacar los libros que he usado en mis anteriores ciclos lectivos, yo ya no los usaré pero tal vez a alguien les sirvan y los dejaré guardados” o “Me he decidido a empacar la ropa que ya no uso, la reservaré hasta que encuentre a alguien que le sirva para regalársela”.

El recipiente que sirve para empaquetar también se denomina empaque o paquete, que puede ser de cartón, plástico, cuero, madera, etcétera, y tener o no, tapa.