Concepto de empresario

La palabra empresario designa a quien lidera y dirige una empresa, palabra originada en el latín “apprehendere”, que implica la realización de un negocio complejo.

En la Edad Media, el empresario o “entrepreneur” era en Francia el que ejecutaba una obra, haciéndose cargo de los riesgos.

Luego de la Revolución Industrial, los propietarios de las fábricas eran los empresarios individuales, burgueses que conducían las nuevas unidades de producción, inviertían y lograban las ganancias.

El empresario actual es el alma de la empresa, entidad destinada a la producción o venta de bienes o servicios; es el que la concibe, la administra, la guía de acuerdo a un proyecto y en vistas a un fin, el que cambia su rumbo de acuerdo a las contingencias que se vayan presentando, el que arriesga, el que sueña, el que lucha para superar a la competencia, para modernizarse, el que invierte, y el que al final recibe sus beneficios o soporta su fracaso, siendo responsable ante terceros, por los daños que puedan generarse durante la actividad empresarial. Puede tratarse de una sola persona o de un grupo empresarial, que cuenten con capacidad de hecho y de derecho y son el rostro visible y representativo del negocio.

Además de estos empresarios que participan activamente en la empresa, y que hacen de su labor una profesión, puede haber otros socios, que solo aportan capital y no colaboran en la gestión y administración. Además pueden existir otros empresarios profesionales que no son dueños de la empresa pero que ocupan en ella cargos gerenciales, y que arriesgan no su patrimonio o el de la empresa en su actuación, sino su puesto laboral.