Concepto de explicación

Explicación significa la acción de explicar, palabra que deriva del latín “explicare”, donde “ex” es sacar y “plicare” quiere decir hacer pliegues, lo que implica que explicar es sacar los pliegues, lo que está enredado, con el fin de desplegarlo y hacerlo sencillo. Lo plegado en relación al pensamiento hace alusión a lo complejo, lo que no está claro, lo que es necesario revelar, para que sea comprendido.

Explicar es poner luz a un texto oscuro, o a cualquier discurso que presente un lenguaje ambiguo o de difícil interpretación, o dar las pautas para hacer determinada actividad, o referenciar el porqué de determinadas actitudes.

La explicación es muy frecuente en ámbitos académicos aunque no excluyente. Los amigos pueden dar la explicación de por qué no fueron a la fiesta, la madre puede dar una explicación a su hijo de por qué no lo deja salir de noche, que en estos casos sería exponer las razones que tuvieron para ello, o el cura puede explicar a los fieles por qué deben tener fe. En todos estos supuestos la explicación deberá argumentarse, para que quede aclarado el fin perseguido.

Las explicaciones no siempre son orales, también pueden ser escritas, como cuando se compra un juego, o un electrodoméstico, y se adjunta un folleto sobre su modo de uso. Los manuales y textos de estudios también contienen explicación sobre gran cantidad de temas.

En los colegios y universidades, los docentes son los encargados de dar explicación al material de estudio, o a diversos temas que integran la currícula. En este caso el maestro no solo transmite información, sino que establece relaciones entre esos conocimientos nuevos y los que el educando ya posee, presentando los temas de modo interesante y didáctico.

Cuando se va a explicar algo en el ámbito académico, debe generarse el interés del destinatario presentando el objeto a explicar como algo que es digno o merece ser traducido a términos más claros o sencillos, por presentarse como problemático. Una vez presentado el problema, que puede ser en forma de interrogantes o enunciados, se le intenta dar respuesta a través de una serie de recursos como son la ejemplificación, la definición, la relación causa-efecto, la analogía y comparaciones. Pueden utilizarse cuadros sinópticos y mapas conceptuales para relacionar los conceptos incluidos en el tema. Por último se sacará una conclusión.