Concepto de glosario

Etimología y significado

La palabra glosario nos remonta, etimológicamente, al vocablo latino "glossarium", que se integra por el sustantivo "glossa" = "glosa" que es la explicación que se hace de un término difícil de comprender. El sufijo "arium", quer indica el sitio donde se reúnen o guardan, lo indicado por el sustantivo que lo precede.

¿Qué es un glosario?

Se llama glosario al conjunto de glosas, que son anotaciones que tratan de explicar palabras de difícil comprensión contenidas en un texto, pudiendo tratarse del conjunto de palabras técnicas utilizadas en determinadas ciencias, como glosario de términos médicos, jurídicos, de ingeniería, etcétera.

Evolución del uso del término

El profesor de gramática de la escuela de Bolonia, llamado Irnerio, durante el siglo XI, se dedicó al estudio de las leyes que le permitieran defender al Papado, frente a los poderes del emperador en la llamada “Querella de las Investiduras”. Para ello estudió la colección de jurisprudencia contenida en el Digesto del emperador Justiniano, por él descubierto, desde el punto de vista filológico, convocando a numerosos juristas, que conformaron la escuela de los glosadores.

De manera totalmente ahistórica, los glosadores, se dedicaron a realizar glosas sobre los textos, o sea anotaciones del significado de palabras oscuras, que colocaban entre líneas (glosa interlineal) o de un concepto entero, cuyo significado ponían al margen (glosa marginal). El conjunto de esas glosas (glosario) recopiladas por Francesco Accursio Fiorentino, se llamó Glossa Magna.

Los primeros diccionarios surgieron como glosarios, acumulación de palabras oscuras, y sus significados sobre un texto determinado. Es frecuente actualmente hallar un texto, que a su término, contenga bajo el título de glosario, un diccionario de palabras de uso poco frecuente y su significado, o breve explicación, ordenadas de modo alfabético. Es, entonces, un diccionario pero que se limita a transcribir las palabras que el autor considera que pueden ser desconocidas por el lector, a veces por pertenecer a otros idiomas, o al lunfardo, o al castellano antiguo. Por ejemplo: "No olvides que el libro tiene al final un glosario, donde puedes hallar, seguramente las palabras cuyo significado no comprendas" o "A este texto le hubiera sumado calidad, tener un glosario, pues abundan en él términos científicos, cuyo significado me cuesta hallar".