Concepto de inventario

La palabra inventario proviene etimológicamente del latín “inventarium”, y significa realizar un listado pormenorizado de bienes pertenecientes a una persona física o jurídica

También se denomina inventario al documento escrito donde consta la anotación dichos bienes.

Los inventarios sirven para saber los bienes existentes, y son muy útiles a la hora de evaluar los progresos o detrimentos patrimoniales que ocurren a lo largo de un período. Suele hacerse en las empresas inventarios al comienzo de su gestión, y luego en períodos regulares, generalmente anuales.

También se efectúan inventarios con respecto a los bienes sociales para conocer los aportes de cada socio, y en los bienes de los pupilos, pues se debe saber lo que compone su patrimonio, a fin de luego poder rendir cuenta sobre el destino de los mismos al término de la gestión del tutor, que solo tiene la administración de ellos y no su disposición.

En las empresas, los inventarios pueden comprender las materias primas, que son aquellas cosas en estado natural o productos intermedios necesarias para la elaboración del producto final. Por ejemplo la madera para hacer muebles, la tela para fabricar ropa, etcétera. También suele efectuarse el inventario de suministros, que son aquellos materiales que se necesitan para mantener, reparar o realizar la elaboración del producto, como por ejemplo los repuestos de máquinas, la papelería o los artículos de limpieza.

El inventario de productos terminados o finales, es el recuento de las mercancías fabricadas, aún no vendidas.

Pueden inventariarse también los créditos y las deudas.

Por extensión, también se habla de inventario, cuando se evalúa lo que ha hecho una persona a lo largo de su vida, en ciertos momentos cruciales de su existencia, valorándolos como positivos o negativos.