Concepto de justificación

El origen etimológico de justificación se encuentra en el griego δικαιοσις que puede leerse como “dikaiosis”, de donde pasó al latín como “iustificatio” palabra integrada por “iustum” que significa “justo”, más el verbo “”facere” en el sentido de “hacer” y el sufijo de acción y efecto: “cion”. O sea que podemos decir que una justificación es la demostración, mediante argumentos, explicaciones o pruebas, de que una acción o el efecto de ella merecen calificarse de dignos o justos.

Concepto de justificación

En general las acciones que deben justificarse son las que resultan poco confiables, aparentan ser engañosas, o tienen la apariencia de ilicitud, ya que de lo contrario, si son a todas luces ciertas y legales, se justifican por sí solas, y otras que son evidentemente injustas, resultan de justificación vana, por ejemplo: “Voy a justificar mi inasistencia a clases con un certificado médico”, “No necesitas justificar tu demora, sabemos lo ocupado que estás últimamente”, “No trates de justificarte por la mentira que has dicho, todos sabemos que faltaste a la verdad para obtener el trabajo perjudicando a tus compañeros”.

Cuando alguien presenta un trabajo donde se expresan puntos de vista originales, que sientan nuevas teorías científicas, es necesario justificarlas, explicando en qué argumentos y pruebas se basaron las conclusiones, para que no sean meras opiniones.

En sentido religioso, la justificación divina es el perdón al pecador, como don gratuito, de modo contrario al acto de condenarlo, pues en este caso, resulta absuelto. Esto dio origen a la Doctrina de la Justificación que dividió a católicos y protestantes. Para los primeros, la justificación es un proceso que comienza con el bautismo y se va justificando sus acciones a lo largo de su vida, acercándose a Dios y arrepintiéndose profunda y verdaderamente de sus errores. Para los segundos solo la fe y no las obras son causas de justificación como gracia de dios. La Declaración Conjunta sobre esta doctrina sostiene que la justificación es un gracia de Dios que no depende de los méritos de las personas, aclarando que por medio del Espíritu Santo somos llamados a realizar buenas acciones.

Los textos justificados en informática, son aquellos que presentan una alineación en sus márgenes, donde la letra de cada renglón empieza y termina en el mismo punto horizontal que los renglones de le suceden y anteceden, debiendo para ello crear entre palabras, más espacios, si fuera necesario.