Concepto de Neolítico

La palabra Neolítico, proviene etimológicamente de la unión de dos vocablos griegos que realizó el arqueólogo inglés John Lubbock, en el año 1865: νέος, que puede leerse como “néos” con el significado de ‘nuevo’; y λίθος o “líthos” que puede traducirse como “piedra”.

Podemos definir al Neolítico como el período revolucionario de la Prehistoria de la humanidad, más avanzado que el Paleolítico, siempre dentro de la llamada Edad de Piedra, desarrollado entre los años 8.000 y 4.000 antes de la era cristiana, donde el hombre aprendió a pulir este material, pero además se hizo progresivamente sedentario, iniciando la práctica de las actividades agropecuarias. Nació en el Oriente próximo, en la zona conocida como “media luna fértil”.

Concepto de Neolítico

Los enormes bloques de hielo que habían caracterizado al período anterior se derritieron por el aumento de las temperaturas, lo que trajo como consecuencia la extinción de ciertas especies animales y vegetales. El hombre necesitó de alguna manera controlar a la naturaleza para su provecho, y por eso comenzó a sembrar plantas y domesticar animales. A partir de especies silvestres, se continuó con el cultivo del trigo y la cebada. En cuanto a los animales, los primeros en domesticarse, fueron cabras, ovejas, cerdos y bueyes.

Los hombres socialmente reunidos en clanes, se juntaron en comunidades más grandes, las aldeas, liderados por un jefe. La representatividad de cada clan estaba asegurada en un Consejo, formado por cada uno de sus respectivos jefes, que asesoraban al gobernante común.

Comenzó en estas aldeas una división del trabajo, entre los que se dedicaban a la tareas agrícolas, los artesanos y los sacerdotes, cada uno haciendo su correspondiente aporte comunitario. Para abrir surcos en la tierra, por ejemplo, se necesitaba que los artesanos fabricaran azadas; o para guardar semillas, que hicieran vasijas de cerámica, material que comenzaron a tratar hacia el año 6.000 a. C.

En esta etapa se destacó la invención de la rueda y con ello, de los primeros vehículos, carros tirados por asnos o bueyes. El hombre del Neolítico ya conoció las técnicas del hilado.

Se cree que la religión cobró gran importancia como lo demuestran los enormes monumentos de piedra (megalíticos) hallados en el continente europeo.

Este período se continuó con la llamada Edad de los Metales, donde se trabajó primero el cobre, y luego el bronce.