Concepto de Occidente

Etimológicamente, Occidente es una palabra de origen latino (proviene de “occidens”) que significa el lugar donde se oculta el Sol. Señala el Oeste como punto cardinal, y alude al hemisferio que se halla al Oeste del meridiano de Greenwich.

Desde la Edad Media comprende los países herederos de la cultura griega y romana, fundamentalmente cristianos, y con gran poder político. El propio Imperio Romano por su extensión, debió dividirse administrativamente en Imperio Romano de Occidente e Imperio Romano de Oriente o Bizantino. En esta época eran culturas orientales, Turquía y Egipto.

Las diferencias son básicamente religiosas (de tradición judeo-cristiana en Occidente); de apertura (en Occidente) y restricción (en Oriente) hacia los derechos de la mujer; de individualismo (en Occidente) y colaboracionismo (en Oriente) de trato social más afectivo en Occidente, de indumentaria, de alimentación, de remedios, de calendario, de música y bailes, etcétera.

Actualmente se considera que integran la cultura occidental, aunque con algunas disidencias, los países de Europa Occidental, Oceanía, el continente americano, Israel, Rusia y Sudáfrica. La relación entre Oriente y Occidente siempre fue muy conflictiva.

Muchos países tradicionalmente no considerados occidentales, merced a la globalización, van asimilando las mismas costumbres, proceso que recibe el nombre de occidentalización. En Occidente también se percibe influencia Oriental como la aplicación de técnicas médicas, entre las que cabe destacar la acupuntura, o la práctica de ciertas disciplinas cada vez más difundidas como el yoga.

Se llama también occidental, la parte oeste de la cordillera de los Andes, que en Colombia se divide en tres ramas.