Concepto de otredad

La otredad hace referencia a la consideración del otro, como individuo o grupo al que el yo no pertenezco y a las costumbres o cosas que son de terceros distintos de mí. Si tomamos la derivación latina del término podemos hablar de alteridad (del latín alter = Otro) como sinónimo de otredad. Según Freud, lo “Otro” es todo lo que no cabe en el concepto de “Yo”, constituyéndose la madre en el primer Otro del que el ser humano tiene conciencia.

La existencia de la otredad es natural e inevitable, no todo es mío, no todo es propio, los otros y lo otro están allí y hay que tomar una postura respecto a ello. La otredad puede significar observar la existencia de los demás como algo positivo, que me complementa, que ayudan a construirme con mi propia identidad, que me sirve de ejemplo para imitarlo o rechazarlo pero no para despreciarlo; o puedo tomar la postura de que lo único valioso es lo propio, y los otros (o lo que a ellos les es propio) son inferiores, disvaliosos y pasibles de discriminación.

Concepto de otredad

Existen históricamente muchos ejemplos donde se muestra que no considerar a los otros en un plano de igualdad de derechos con lo que nos es propio, y tomar sus diferencias como una condición de inferioridad, conduce a la discriminación, el ataque y hasta el exterminio, como ocurrió con las poblaciones americanas durante la conquista del territorio por parte de los europeos o en la Alemania del nazismo con los judíos, negros, gitanos, homosexuales y testigos de Jehová.