Concepto de Prehistoria

Se conoce como Prehistoria, literalmente, al período anterior al comienzo de la Historia. Abarca un extenso lapso temporal, de comienzo impreciso, ya que desde la aparición de los primeros homínidos, antecesores del homo sapiens, hace aproximadamente 5 millones de años, la evolución humana fue lenta y progresiva, y no se sabe con absoluta certeza, cuando apareció el hombre con caracteres similares al actual. La Prehistoria se extiende hasta alrededor del año 3.000 antes de era cristiana, fecha que se considera como el comienzo de la Historia, ya que el hombre, al poder expresarse a través de la escritura pudo dejar más certeramente testimonio de sus actos. El homo sapiens (hombre que piensa) apareció hace unos 300.000 años en una época donde eran frecuentes las glaciaciones.

El hombre más semejante al que hoy conocemos, pero aún homo sapiens, pudo haber sido el de Neanderthal, datando de hace unos 100.000 años, con escasa capacidad creativa. Hace unos 30.000 habría aparecido el homo sapiens sapiens, última evolución humana, que ya utilizó el fuego y algunas armas rudimentarias como lanzas de madera. Habitaba en cuevas, era cazador y recolector. El hombre de Cromagnon es un ejemplo de los primeros homo sapiens sapiens.

El estudio de la Prehistoria, al no haber documentación escrita es muy dificultoso, y se basa fundamentalmente en piezas arqueológicas.

Los historiadores han dividido a la Prehistoria en dos etapas:

La dos primera corresponde a la llamada Edad de Piedra, y comprende a su vez, dos períodos:

1. Paleolítico: Primera etapa de una antigüedad aproximada a los 3.000.000 de años o más, (como ya explicamos) donde predomina el nomadismo, la vida salvaje, sustentada en la caza, la pesca y la recolección, donde se utiliza la piedra tallada, los huesos y las maderas, para fabricar sus primeros instrumentos, como utensilios y armamentos. Descubre el fuego, y las creencias religiosas se hallan dominadas por la magia.

2. Neolítico: Hace unos cinco mil años, el hombre se hizo agricultor, y con ello transformó su vida nómade en sedentaria (se afincó). Es la etapa también conocida como de la piedra pulida, que le permite perfeccionar sus herramientas.

La tercera etapa se conoce como la Edad de los Metales, por la utilización de estos elementos (primero el cobre, luego el bronce, y por último el hierro).