Concepto de respeto

Respeto es una palabra que tiene su origen en el latín “respectus”, sustantivo que se deriva del verbo “respicere” con el significado de “atrás y “specere”: mirar; o sea, mirar hacia atrás, mirar de nuevo e intensamente, para qué? Para reconocer a alguien como valioso en su individualidad, con sus peculiaridades, aunque sea diferente de lo que yo soy, creo o pienso.

El respeto puede ser para con uno mismo o para con los demás. Una persona no se respeta cuando calla sus opiniones, sometiéndose a lo que otros decidan, cuando no cuida su cuerpo, exponiéndose innecesariamente a sufrir enfermedades, cuando no cuida su alimentación, cuando se droga, cuando es alcohólico, etcétera.

El respeto hacia los demás es considerarlos como seres dignos de consideración, de existencia, de libertad, de pensamientos. Tener consideración con quienes tienen necesidades especiales en razón de edad (niños y ancianos) o por sufrir una incapacidad.

Insultar, degradar, humillar, golpear, son formas de faltar el respeto a nuestros semejantes. Existe en las sociedades humanas ciertas relaciones jerárquicas que exigen respeto hacia las órdenes de los superiores (acatamiento) como el empleado con respecto a su patrón, los hijos para con sus padres, los alumnos con sus maestros, lo que no significa que ese respeto sea ciego, ya que no pueden ser órdenes arbitrarias, ni dejar de tener en consideración las necesidades del otro. Esto también incluye el respeto a las leyes.

No solo se aplica con respecto a otros seres humanos, sino también que el respeto debe ser con plantas y animales, a quienes debe reconocerse como parte de la naturaleza, como nosotros, y no sujetos a nuestros caprichos. Las cosas también debe ser respetadas, no deteriorándolas ni destruyéndolas, especialmente cuando no son propias (de propiedad pública o privada).

El respeto también debe darse entre personas jurídicas, sociedades, Estados, organismos internacionales, etcétera. Es deseable que el respeto entre personas, físicas y jurídicas sea recíproco o mutuo.

Otra acepción de respeto es la de sentir temor hacia algo, lo que impide un acercamiento, o que se tenga con ello un contacto cuidadoso: “el río me merece respeto, me mantengo donde doy pie”.