Concepto de semita

Con la palabra semita se designa a aquellos pueblos, principalmente en la actualidad, árabes y judíos, que son según la versión bíblica, descendientes de Sem, vástago bendito y segundo de Noé, caracterizados por poseer una lengua común, sin que pueda establecerse entre ellos una identidad de raza, pues eran al comienzo, un conjunto muy diverso de pueblos, integrados por asirios, fenicios, abisinios, arameos y hebreos. Su ubicación geográfica puede señalarse en el Oriente Próximo y Medio, y en la zona norte de Arabia, de donde se habrían dispersado, siendo allí su probable origen.

Concepto de semita

Entre sus características comunes, además de su lengua, podemos mencionar en un principio, y antes de la influencia de otros pueblos con los que tomaron contacto, que eran nómades o seminómadas, se organizaban en tribus patriarcales y en su sociedad se aceptaba la poligamia.

Las tribus semíticas fueron penetrando e instalándose en Palestina, Siria, el Líbano y la Mesopotamia asiática, donde estaban los sumerios, no semitas. Instalados allí, en la Mesopotamia, los semitas con espíritu guerrero, forjaron un imperio: el asirio, cuyo fundador fue Sargón, que se inició en Agade, pero luego el centro geográfico imperial se ubicó en Babilonia.

El historiador y filólogo alemán, August Ludwig von Schlözer (1735-1809) fue quien hizo uso por primera vez de esa denominación. Las lenguas semitas serían el arameo, el hebreo, el asirio, el árabe, el acadio, entre otras.

En el siglo XIX el término semita fue usado para identificar una raza, con fines de discriminación y racismo, como la persecución y exterminio de judíos, que aparecieron identificados con la designación de semitas. Esto fue especialmente usado por el régimen nazi que la consideró una raza inferior en relación a la aria, que tampoco pudo comprobarse que fuera una raza. La persecución y discriminación de los judíos se conoce como antisemitismo, lo que no resulta correcto.