Concepto de tozudo

El sufijo “udo” del latín “utus” indica abundancia, y añadido a “tozo” conforma la palabra tozudo que alude a todo aquel que es obstinado, que no da marcha atrás en sus pensamientos o acciones, que si algo se le pone en la cabeza no se detiene ante ningún obstáculo o advertencia; que no cambia de idea aunque tenga la evidencia que le muestre que está errado. El tozudo es caprichoso, intransigente, persistente y perseverante en extremo.

Es también sinónimo de terco y obcecado, y a veces puede ser una cualidad pues el tozudo no deja de intentar hacer lo que se propone o es fiel a sus convicciones, y en ocasiones los demás pueden equivocarse y aconsejarnos mal: “Me gradué por tozudo, pues a pesar de que me reprobaron muchos exámenes y nadie confiaba en mí seguí adelante”

Concepto de tozudo

Pero también es revelador de una mente cerrada y no dispuesta a escuchar razones que le advierten de lo inútil o peligroso de su esfuerzo o de lo mentirosas o erróneas de sus creencias. En este último sentido son dogmáticos, y se dejan llevar más por su pasión que por su razón, y con ello no aprenden de sus errores y no valoran la opinión ajena la que si bien no hay que seguirla a rajatabla conviene evaluarla para cotejarla con nuestros pensamientos y luego decidir en consecuencia (persistiendo en nuestra manera de pensar y actuar si las críticas resultaron desechables tras el análisis; o cambiando nuestro modo de ser y creer si nos convencimos de que estábamos equivocados)

Ejemplos:”, “Mi hijo es muy tozudo e insiste en no hacer sus tareas, a pesar de que le explico que reprobará el año”, “El empresario tozudo siguió adelante con su proyecto utópico y puso en peligro su propio trabajo y el de sus dependientes” o “Algunas personas tozudas no ven la realidad y siguen apoyando al político corrupto”.

No es solo un rasgo humano ya que algunos animales también pueden ser tozudos: “Mi gato es tan tozudo que sigue entrando en la casa de al lado donde hay un enorme perro que lo pone en peligro”.