Concepto de tránsito

La palabra tránsito, proveniente etimológicamente del latín “transitus” alude a la acción de circular, de pasar de un sitio hacia otro, ya sea a pie o conduciendo algún vehículo, por calles u otros caminos, aunque también puede referirse a la circulación que se produce en el interior de las viviendas para desplazarse de un cuarto a otro. Quienes transitan `pueden ser personales, animales o cosas, obedeciendo el desplazamiento a múltiples fines: las personas pueden transitar para trabajar, para visitar amigos o parientes, para conocer lugares, etcétera; las mercaderías y cosas, suelen hacerlo para su comercialización o mudanza.

Son llamados también lugares de tránsitos, aquellos donde la gente se alberga por un tiempo sin que sea su destino definitivo, como hoteles o albergues, donde la estadía es “transitoria”.

Otra acepción del término es para designar cuando se pasa de una situación o estado, a otro, por ejemplo: “Transitó la vida sin disfrutarla” o “”El tránsito de la niñez a la adolescencia suele ser conflictivo” o “Transitó por todos los cargos antes de llegar a la máxima jerarquía en la empresa”. El paso de la vida a la muerte también suele llamarse tránsito, aplicado especialmente a los santos y a la virgen María en particular, que llegó al cielo sin pasar por la muerte; conmemoración que se realiza el 15 de agosto de cada año.

En Astronomía, se usa la expresión tránsito astronómico para denominar la circulación de los astros, por ejemplo los planetas en derredor del Sol, o los satélites girando en torno a los planetas, o la Luna colocándose precediendo Sol, produciendo un eclipse.