Concepto de zapato

El origen etimológico de la palabra zapato es árabe. Proviene de “sabbat” con el significado de cuero que se ha adobado, que es el material que se usa frecuentemente para fabricarlos. Son artículos de indumentaria que se colocan en los pies, por lo tanto vienen en par (aunque hasta 1818 no se distinguió entre el derecho y el izquierdo) y sirven en principio para protegerlos, al evitar el contacto directo con el suelo, donde pueden existir elementos cortantes, además de evitar que se enfríen en invierno o soporten los calientes suelos veraniegos. Sin embargo, surgidos de una simple necesidad, pronto se convirtieron en artículos suntuarios, sujetos a las caprichosas imposiciones de la moda.

Si bien con zapato podemos designar cualquier calzado, se diferencian de las botas, que surgieron para proteger las piernas de los soldados en las guerras, en que no cubre los tobillos.

Los primeros calzados que se conocen fueron las sandalias y datan de los albores de la historia humana, o sea del año 3.500 antes de la era cristiana. Las sandalias egipcias estaban hechas con papiro trenzado como suela, que sujetaban a sus pies con tiras de cuero. Cando los griegos no iban descalzos, que era lo habitual, usaban también sandalias que llamaban “crepidas” con tiras de cuero que sujetaban a sus tobillos. Entre los romanos se usaban las “carbatinas” (de cuero en una sola tira y con cordones), las “caligas” que usaban esclavos y campesinos y los “calcei”, de donde proviene la palabra calzado, y que era su zapato más representativo, con una suela gruesa donde se montaba el cuero que cubría el pie en su totalidad. Se distinguían por colores: los senadores los usaban rojos, los patricios, marrones.

También los aborígenes americanos usaban sandalias u ojotas de cuero. Los tehuelches y los onas, usaban mocasines de cuero crudo, con el pelo hacia el exterior.

En Europa de la Edad Media los calzados eran muy puntiagudos, cuanto más punta, más nivel social, se atribuía su poseedor. Las puntas llegaron a sobrepasar los cuarenta centímetros, a pesar de que el rey Eduardo III en Inglaterra, en el siglo XIV, les impuso un límite máximo de 5 centímetros.

En el siglo XV, en pleno Renacimiento, se impusieron los zapatos con plataformas muy altas, por ejemplo, en Venecia, donde se pusieron de moda los chapines.

Los tacos para verse más altos, fueron usados por primera vez en el año 1533, en la boda de de Catalina de Médicis celebrada en París. Llevaron tacos, la novia y las invitadas, damas de la corte. Antes los tacos fueron usados por los jinetes mogoles para poder lograr afirmarse a los estribos de sus caballos.

En la corte de Luis XIV, los tacos fueron usados por hombres y mujeres, mostrando en sus tacos diminutas escenas campestres.

Las zapatillas aparecieron en el siglo XIX, fabricadas con lona, con cordones y suela de goma, para los momentos de ocio de las clases adineradas.

Actualmente los zapatos tienen suelas, de PVC, de caucho, de cuero, corcho, madera, etcétera y la parte que cubre el pie puede ser de cuero, tela o materiales sintéticos. Hay modelos con o sin tacos, con plataformas, abiertos en las puntas y/o en los talones, cerrados, acordonados, abotonados, etcétera.