Concepto de abstracción

Abstracción, etimológicamente del latín “abstractio”, hace alusión al proceso mental de índole superior y estrictamente propio de la condición humana, que consiste en separar lo que en realidad no podría escindirse, considerando esas partes individualmente; por ejemplo, lo principal de lo accesorio, captando la esencia de los objetos. Es la capacidad mental más elevada que permite la elaboración de conceptos y definiciones.

Los niños, piensan en concreto y recién en la adolescencia surge esa capacidad de poder abstraer, para pensar más allá de los datos que la realidad nos brinda, por eso es aconsejable para que los niños comprendan los contenidos a enseñar darles ejemplos de la realidad cotidiana.

Como abstraerse significa apartarse, también se dice que alguien se abstrae de algún hecho cuando se aleja de él, o de la realidad misma que está viviendo. Así decimos “Juan se abstrajo de su terrible pérdida y decidió viajar para olvidar”, o “Está abstraído en sus pensamientos” o “Se abstrajo de la discusión”.

En el arte, la abstracción es un movimiento cuyo apogeo fue a principios de 1940 y significa potenciar la capacidad creativa del artista que plasma en sus pinturas u otras obras artísticas objetos no convencionales, que no coinciden con las características reales de lo representado, incluyendo muchas formas geométricas.

La abstracción matemática significa apartar todas las demás cualidades materiales de las cosas, y quedarse con la cantidad. Cuando se plantea un problema matemático, se deben abstraer (separar para tener en cuenta) sólo los datos relevantes que sirven para su resolución, apartando los que no hacen a la cuestión.

Un sustantivo abstracto es aquel que se refiere a cosas intangibles, como la hermosura, la blancura o el egoísmo.