Concepto de adiestramiento

El adiestramiento es la acción de adiestrar y el efecto conseguido en virtud del mismo. Etimológicamente proviene del latín “dextrum” que significa diestro. Es el mismo origen de la palabra destreza, que se adquiere con el adiestramiento, o sea la capacidad para hacer las cosas de acuerdo a lo enseñado.

Tanto pueden adiestrarse los animales como el ser humano, y el adiestramiento puede ser para conseguir cualquier tipo de habilidades, como lograr que un perro obedezca órdenes, que un niño aprenda a caminar o a bailar, o que un soldado se capacite para las técnicas de la guerra.

Las habilidades enseñadas por el adiestramiento son las consideradas correctas, y en esto se diferencia del entrenamiento que es la repetición de conductas valiosas o disvaliosas. Por ejemplo alguien puede entrenarse para robar.

En los trabajos se realiza adestramiento laboral para habituar a los empleados a trabajar con determinadas herramientas o maquinarias con las que no están familiarizados, y tornarlos expertos en su uso adecuado.

El adiestramiento se refiere más al ámbito físico que al intelectual. A diferencia del adiestramiento la educación sólo es posible en los seres humanos, ya que es un modo de aprender razonado y crítico, con valores y aprehendido por quien se educa. Por supuesto en el ámbito de la educación hay determinadas destrezas muy útiles de adquirir como la de hacer cuentas.

La educación impartida por los establecimientos de enseñanza tradicional, conductistas, consistía básicamente en un adiestramiento, ya que el alumno era un mero receptor pasivo de conocimientos que debía repetir sin cuestionar a la manera que un animalito obedece las órdenes de sentarse o dar la pata. Se manejaban con la ecuación estímulo-respuesta. Actualmente el cognitivismo, sin descartar la enseñanza de algunas destrezas básicas, persigue el aprendizaje participativo y racional.