Concepto de edulcorante

Del antiguo participio activo del verbo edulcorar, que significa endulzar y que tiene su origen en el latín, procede el término de edulcorante. Un concepto que viene a ser definido como el que edulcora o bien, en una segunda acepción, como aquella sustancia que edulcora (endulza) tanto los medicamentos como los alimentos.

En concreto podíamos decir que un edulcorante es la sustancia que tiene como fin sustituir al azúcar. Normalmente aquel duplica el efecto del mencionado azúcar, sin embargo, no llega a aportar tanta energía. Siendo este el caso, por ejemplo, de lo que se conoce con el nombre de edulcorante de alta intensidad.

Varias son las ventajas que llevan a muchas personas a llevar a cabo el uso del edulcorante y entre ellas se encuentra el hecho de que contribuye a la pérdida de peso en contraposición al azúcar. Y eso sin olvidar tampoco que es menos dañino para nuestros dientes que la sustancia a la que sustituye.

Asimismo también hay que subrayar el hecho de que ayuda a las personas que tienen diabetes mellitas y a las que sufren hipoglicemia reactiva. Y es que gracias al edulcorante pueden endulzar sus alimentos sin necesidad de recurrir al azúcar.

Entre los edulcorantes más frecuentes nos encontramos tanto el aspartamo, de tipo no calórico que fue descubierto en el año 19965, como la sacarina. Esta, por su parte, se caracteriza por ser uno de los edulcorantes más antiguos pues su descubrimiento data del año 1879 aunque hubo que esperar unos años para que lograra tener el uso que hoy le damos.