Concepto de énfasis

La palabra énfasis tiene un origen griego. Proviene de ἔμφασις en el sentido de "indicación”. Se compone del prefijo “en” que indica algo interno; del verbo “phainein” con el significado de mostrar y del sufijo de acción, “sis”. Pasó al latín como “emphăsis” para arribar finalmente a nuestro idioma.

Casos en que se aplica

Cuando hablamos de énfasis nos referimos a algo que queremos resaltar, otorgándole mayor sonido, peso o fuerza, para captar la atención sobre ese punto, realzar determinada situación o reforzar alguna hipótesis. Es común dar énfasis alzando el tono de la voz al leer algo a lo que queremos que se preste mayor atención.

Concepto de énfasis

En retórica se usa cuando se emplea una frase en sentido figurado, donde el mensaje resulta sobreentendido, como en los siguientes casos “Eres todo una genialidad” queriendo decir que su capacidad intelectual es muy grande, o “Te comportas como toda una dama” para subrayar que adopta las actitudes de una mujer fina y delicada.

En lo artístico, el énfasis, intenta que el observador preste atención a determinados aspectos de la obra, a través del uso de colores, formas, equilibrio, estabilidad o textura, que son la que le otorgan su mayor significación. Esto se denomina pregnancia.

Ejemplos de uso

“La maestra puso énfasis en que el buen comportamiento y la participación en clase influirán decididamente en la calificación final”, “Le puso tanto énfasis a su discurso que el auditorio quedó totalmente impresionado”, “Pon más énfasis en tu trabajo y menos en la diversión” o “Si le otorgas más énfasis a la lectura del poema será mucho más emotivo”.