Concepto de esposa

Al igual que sucede con otras muchas palabras de la lengua castellana, el concepto de esposa tiene su origen etimológico en el latín y más concretamente en el término sponsus.

Hoy, tal y como queda patente en el Diccionario de la Real Academia, dicho sustantivo se utiliza para definir a toda aquella mujer que está casada, que ha contraído matrimonio y que, por tanto, tiene esposo. Un ejemplo de ello sería la frase siguiente: “Victoria es la esposa del futbolista inglés David Beckham”.

Asimismo, dicho concepto también suele emplearse para describir a toda aquella persona que ha celebrado lo que se da en llamar esponsales. Estos no son más que la promesa de matrimonio que es mutuamente aceptada por ambas partes contrayentes. Desde el punto de vista jurídico, se expone que aquellos son un contrato con carácter preparatorio ya que son previos al contrato definitivo que supone el citado matrimonio.

Además de todo lo citado, el término esposa tiene otra acepción que es utilizada más concretamente en los países que conforman el continente americano. En concreto, en ellos se habla también del sustantivo que nos ocupa para referirse a un anillo episcopal.

El último significado de esposa es aquel que se emplea en plural, esposas, para definir a un conjunto de parejas de anillas que están unidas entre sí y que se usan para aprisionar las muñecas de una persona. Así un ejemplo de esta acepción sería: “El policía le puso las esposas al detenido para evitar que pudiera atacar a alguien”.