Concepto de contrato laboral

Un contrato, del latín “contractus” es un acuerdo, y en este caso la materia que es objeto del acuerdo es laboral, del latín “laboralis” de donde labor es equivalente a trabajo y el sufijo “al” indica que algo es relativo o tiene relación con otra cosa.

Un contrato laboral es entonces un acuerdo que no requiere formas especiales al que llegan el empleador y el empleado, para que este último ponga a disposición del primero, su fuerza de trabajo o realice alguna obra para él, a cambio de una remuneración y generándose una relación de dependencia. Esto implica que el empleado está bajo las órdenes razonables del patrón, al que le debe lealtad (por ejemplo no debe revelar secretos de la empresas) y ambos se rigen por el principio de la buena fe.

Las condiciones en las que la relación laboral (prestación del trabajo real) se va a realizar son las que se especifican el contrato laboral: días y horas de trabajo, lugar de desempeño, salario, tareas asignadas, etcétera. Si hubiera diferencias entre lo que el trabajador realmente hace y lo que figura en el contrato, prevalece la relación laboral, o sea la realidad. Si el contrato dice que trabajará como cadete y en realidad está trabajando como cajero, el empleado puede demandar el sueldo de un cajero.

En los contratos generalmente las partes pueden decidir sus cláusulas con plena libertad. Sin embargo en el contrato laboral esto no ocurre, pues para proteger al empleado las leyes laborales establecen ciertas pautas que no pueden soslayarse como un límite mínimo de horas de labor, la prohibición del trabajo infantil, la nulidad de cláusulas de renuncia a cualquier derecho laboral (como el caso de que en el contrato el empleado renuncie a tomarse vacaciones). Estas imposiciones que no pueden dejarse de lado se dice que son de orden público.

Los contratos laborales pueden hacerse para toda la vida activa del empleado (contratos por tiempo indeterminado) que solo concluyen con la renuncia, el despido (causado o con motivo válido, por ejemplo si se lo encontró hurtando, en cuyo caso es sin indemnización; o incausado con indemnización) jubilación o fallecimiento del trabajador. También pueden hacerse por un tiempo determinado (a plazo). En Argentina el plazo máximo de estos contratos es de 5 años. Si es de más tiempo se considera un contrato indeterminado.